Documentación Precios de Transferencia y Tendencias de Auditoría. Acción 13 BEPS

El tema de erosión de la base y la transferencia de beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés), tuvo su origen en diversos escándalos e investigaciones, que derivaron en acusaciones por elusión fiscal hacia diversas entidades multinacionales.

Entre dichos casos, se encuentran Amazon, Google, Apple, entre otros, que aprovecharon la legislación de diversas jurisdicciones fiscales, permitiéndoles esto lograr un pago cero de impuestos sobre las utilidades.

Es importante mencionar que los casos antes mencionados no fueron sancionados directamente por defraudación o evasión fiscal, ya que no fueron violatorios de ninguna legislación en materia fiscal en los países en que se dieron los mismos. No obstante, pusieron en evidencia que las Autoridades fiscales conocían únicamente información relativa a su jurisdicción, por lo que era imposible identificar casos en los que se aprovechaban tratados o la legislación fiscal de otras jurisdicciones en forma ventajosa, logrando incluso eliminar el pago de ciertos impuestos.

Considerando lo anterior, el Grupo de países denominado G-20 realizó la encomienda a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico para que realizara investigaciones académicas al respecto, con la finalidad de poder establecer directrices o guías que permitieran a las Autoridades fiscales identificar cuestiones como los casos antes mencionados.

En este sentido, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico estableció equipos de trabajo e investigación, encaminados al desarrollo de Acciones que permitieran identificar la erosión de la base y la transferencia de beneficios, buscando evitar o minimizar la misma.

Declaraciones BEPS

Considerando lo anterior, en octubre de 2015 se publicó la Acción 13, y la cual considera que una mejor y más coordinada documentación sobre precios de transferencia incrementará la calidad de la información proporcionada a las administraciones tributarias y reducirá los costos de cumplimiento para las empresas. Mediante dicha acción se establecen tres tipos de declaraciones:

Esta declaración tiene por objeto que el contribuyente revele a las Autoridades fiscales la estructura del Grupo multinacional en el que opera, a nivel mundial, indicando las funciones realizadas y la actividad de negocio de todas las entidades.

Asimismo, se requiere información acerca de la relación que existe entre todas las entidades del Grupo multinacional al que pertenece el contribuyente.

La declaración informativa local es similar al Anexo en materia de precios de transferencia tanto de Guatemala como de diversos países, ya que solicita información específica al contribuyente acerca de las transacciones efectuadas con partes relacionadas.

Es importante mencionar que la declaración informativa local, solicita adicionalmente la presentación de información acerca de las funciones realizadas, activos utilizados y riesgos asumidos, tanto por el contribuyente como por sus partes relacionadas.

La declaración informativa país por país, tiene por finalidad el revelar información acerca de todas las operaciones realizadas y estrategias empleadas por el contribuyente en el país del que se trate.

Como se puede observar, dichas declaraciones se encuentran encaminadas a que las autoridades fiscales cuenten con un panorama completo de las operaciones efectuadas dentro de un grupo multinacional.

Derivado de lo anterior, diversos países incorporaron en su legislación la obligación para la presentación de las declaraciones informativas antes mencionadas, así como tratados amplios de intercambio de información entre diversos países.

BEPS en Guatemala

En el caso específico de Guatemala, no existen obligaciones legales en materia fiscal en relación con la erosión de la base y la transferencia de beneficios. No obstante, en muchos casos se presentan las siguientes situaciones:

Tendencias de Auditoría de Precios de Transferencia a Nivel Regional

Las auditorías en materia de precios de transferencia consistían tradicionalmente en poner énfasis adicional en las transacciones efectuadas con partes relacionadas residentes en el extranjero, principalmente aquellas que representaban una deducción para efectos fiscales del contribuyente local.

Lo anterior, dado que se presuponía una “fuga de utilidades” al extranjero, a través de gastos erogados por el contribuyente local con sus partes relacionadas.

Por lo tanto, las auditorías consistían más en una revisión de forma y fondo de las transacciones, sin tener un conocimiento real de las estrategias que los Grupos multinacionales pudieran estar empleando.

No obstante lo anterior, dado que las Declaraciones BEPS permiten a las autoridades fiscales un entendimiento mayor del funcionamiento y estrategias del Grupo multinacional, y no así únicamente del contribuyente a nivel local, se ha observado un mayor nivel de auditoría en las transacciones efectuadas con el extranjero, pero también auditorías que derivan en intercambios de información a nivel mundial entre autoridades fiscales que implican una auditoría simultánea en diversas jurisdicciones en las que opera el grupo multinacional en cuestión.

Asimismo, en aquellos países que no poseen una amplia red de convenios internacionales de intercambio de información, las autoridades fiscales han buscado obtener la misma mediante la notificación de requerimientos de información a todos aquellos contribuyentes que efectúen transacciones con partes relacionadas, incluyendo una descripción detallada del Grupo, la posición del contribuyente en el mismo, información detallada de las transacciones efectuadas, entre otros elementos. Guatemala aprobó la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal, mediante el Decreto No. 9-2017, publicado en el Diario Oficial de C.A. el 5 de junio de 2017, y el 9 de junio de ese mismo año depositó el instrumento de ratificación dicha Convención ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en París, Francia. Cabe mencionar, que la Convención aplicará a los siguientes impuestos: a) sobre la renta o utilidades; b) sobre ganancias de capital; c) sobre el patrimonio; d) contribuciones sociales; e) sobre bienes inmuebles; f) al consumo; g) impuestos en otras categorías que exija la autoridad local, entre otros.

Por lo tanto, como se puede observar, la tendencia observada en las auditorías en materia de precios de transferencia apunta a revisiones más especializadas en las cuales la autoridad fiscal tenga ya desde un inicio un mayor nivel de detalle de la información, minimizando los tiempos de auditoría al determinar créditos fiscales sobre transacciones concretas en las que se observen inconsistencias.

Asimismo, se observa una intensificación en la auditoría de transacciones efectuadas con diversas jurisdicciones.

Mayor información sobre Estudios de Precios de Transferencia y Consultoría de Precios de Transferencia, comunicarse al 502- 24740377 – 49493398 / [email protected] / [email protected]

MSc. Walfred Corado

Director División de Impuestos y Precios de Transferencia

Expertos Tributarios, S.A.

« X »