Ajustes de Comparabilidad en materia de Precios de Transferencia

El artículo 56 literal «A» numeral 2 de la Ley de Actualización Tributaria considera que “cuando cinco o menos personas dirijan o controlen ambas partes relacionadas, o posean en su conjunto directa o indirectamente al menos el veinticinco por ciento (25%) de participación en el capital social o los derechos de voto de ambas personas; cuando se traten de personas, ya sea la residente en Guatemala o la extranjera, que pertenezcan a un mismo grupo empresarial”.

Al respecto, existe la obligación de que las transacciones efectuadas entre partes relacionadas se realicen de conformidad con el principio de libre competencia (o principio “arm’s length”). 

A fin de dar cumplimiento con el principio de libre competencia, el Congreso de la República de Guatemala publicó en 2012 la normativa de precios de transferencia por medio del Decreto No. 10-2012, con vigencia a partir del 1 de enero de 2013. Sin embargo, la normativa de precios de transferencia fue suspendida para el año 2014, entrando en vigor nuevamente en 2015, conforme al artículo 27 del Decreto No. 19-2013 del Congreso de la República de Guatemala, con vigencia a partir del 21 de diciembre de 2013.

El artículo 54 establece que por principio de libre competencia se entiende al precio o monto para una operación determinada que partes independientes habrían acordado en condiciones de libre competencia, en operaciones comparables a las realizadas.

Asimismo, el artículo 55 establece que la Administración Tributaria puede comprobar si las operaciones realizadas entre partes relacionadas se han realizado de acuerdo a las condiciones de libre competencia conforme a lo dispuesto en el artículo 54, o bien, realizar los ajustes correspondientes cuando la valoración acordada entre las partes resultare en una menor tributación en el país o un diferimiento de imposición.

Derivado de lo anterior, los artículos 59 y 60 del Decreto No. 10-2012 del Congreso de la República establecen que, para determinar los precios de las transacciones entre partes relacionadas, se debe utilizar uno o más de los siguientes métodos de análisis:

  1. Método de Precio Comparable No controlado
  2. Método de Precio de Reventa
  3. Método de Precio de Costo Adicionado
  4. Método de Partición de Utilidades
  5. Método de los Márgenes Transaccionales de Utilidad de Operación

Adicionalmente, el artículo 60 señala para estos efectos al Método de Valoración para Importaciones o Exportaciones de Mercancías.

Con la finalidad de cumplir con el principio de libre competencia establecido en el artículo 54 del Decreto No. 10-2012 del Congreso de la República; y los Artículos 59 y 60 de la misma Ley, se establece que un contribuyente puede aplicar cualquiera de los métodos de precios de transferencia anteriormente mencionados, previo descarte.

Estos métodos están diseñados para determinar si el contribuyente cumple con el principio de libre competencia en las transacciones que realiza con partes relacionadas, a través de la comparación de dichas transacciones con transacciones similares llevadas a cabo entre partes independientes.

Comparabilidad según el método de análisis

Se considera que dos o más transacciones o entidades son comparables, cuando no existan diferencias entre éstas que afecten significativamente el precio o monto de la contraprestación, o el margen de utilidad correspondiente, y cuando existan dichas diferencias, éstas se eliminen mediante ajustes razonables.

En este sentido, para determinar dichas diferencias, se pueden tomar en cuenta, entre otros aspectos, los siguientes elementos:

  1. Las características de la transacción;
  2. Las funciones realizadas, los activos utilizados y riesgos asumidos en las transacciones, por cada una de las partes involucradas en la transacción;
  3. Los términos contractuales;
  4. Las circunstancias económicas; y
  5. Las estrategias de negocios.

Algo importante a tener presente, es que los métodos de análisis en materia de precios de transferencia antes mencionados, exigen un grado diferente de comparabilidad, como se mencionará más adelante.

En el caso particular del Método de Precio Comparable No Controlado, compara el precio cargado en una transacción controlada (entre partes relacionadas), al precio cargado en una transacción comparable no controlada (entre terceros), llevada a cabo en circunstancias similares.

El uso de este método depende de que la transacción controlada sea similar a la transacción no controlada con respecto a un número de factores, incluyendo semejanza de productos, términos de contratos, volumen, riesgos, condiciones económicas y propiedad intangible asociada con las ventas.

Derivado de lo anterior, el Método de Precio Comparable No Controlado requiere un alto nivel de comparabilidad de los bienes o servicios objeto de la transacción, y generalmente es la medida más confiable de los resultados, si las transacciones entre partes relacionadas e independientes son idénticas o si existen diferencias fácilmente cuantificables.

Como ejemplo, si se analiza una operación de venta de bolígrafos, se debe considerar como comparable una transacción en la que se venda un bolígrafo idéntico (e.g., modelo, características físicas, materiales, etc.), en la misma moneda, en los mismos términos comerciales de venta, entre otros aspectos.

Esto es, la aplicación del Método de Precio Comparable No Controlado requiere que la transacción sea idéntica, así como los términos y condiciones de la misma, ya que cualquier variación en la transacción implicará una posible variación en el precio.

Por otra parte, en la aplicación de métodos en que se analiza la rentabilidad de la transacción (Método de Precio de Reventa, Método de Precio de Costo Adicionado, Método de Partición de Utilidades, Método de los Márgenes Transaccionales de Utilidad de Operación), la comparabilidad radica más en las funciones realizadas en la transacción, los activos utilizados y los riesgos incurridos por las partes involucradas.

Esto es, no es necesario que la transacción sea idéntica, siempre que las funciones que se realicen, los activos que se utilicen y los riesgos en que se incurran sean comparables.

Partiendo del ejemplo anterior de la venta de bolígrafos, bajo un método de análisis en el cual se analice la rentabilidad de la transacción, una transacción comparable podría ser la venta de artículos de papelería en general, dado que las funciones, activos y riesgos son comparables, aunque no se trate exactamente del mismo bien.

Asimismo, un servicio rutinario de intermediación podría ser comparable a un servicio administrativo básico ya que, aunque no se trata de los mismos servicios, se realizan funciones comparables.

Ajustes de comparabilidad

Con la finalidad de eliminar las diferencias existentes entre las transacciones realizadas con partes relacionadas e independientes, se pueden realizar un número considerable de ajustes. Entre los ajustes que se pueden realizar se encuentran los siguientes:

  1. Calidad del producto o servicio;
  2. Términos contractuales de la transacción;
  3. Diferencias por mercado geográfico;
  4. Ajustes por las estrategias de negocios;
  5. Ajustes por diferencias cambiarias;
  6. Entre otros.

Asimismo, las Guías sobre Precios de Transferencia para las Empresas Multinacionales y las Administraciones Fiscales emitidas por el Consejo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, establecen que cuando existan diferencias que afecten significativamente el precio o monto de la contraprestación de cualquier operación comparable, estas diferencias se pueden eliminar mediante ajustes razonables.

Generalmente, los ajustes se realizarán sobre los resultados de las compañías comparables, y deberán estar basados sobre prácticas comerciales, principios económicos o análisis estadísticos. La magnitud y confiabilidad de algún ajuste afectará la relativa confiabilidad del análisis.

Estos ajustes se realizan para eliminar las diferencias que pueden llegar a existir entre la parte analizada y las compañías comparables, en términos de compra y venta, así como en costos. Dichos ajustes usualmente se realizan en función de los estados financieros de la parte analizada. Considerando los mismos elementos (cuentas por pagar y por cobrar, ventas y costo de ventas e inventarios) de las compañías comparables como de la parte analizada, aplicándoles un factor de descuento (tasa de interés), que permite obtener resultados con un mayor grado de comparabilidad.

Mayor información sobre Estudios de Precios de Transferencia y Consultoría de Precios de Transferencia, comunicarse al 502- 24740377 – 49493398 / [email protected] / [email protected]

MSc. Walfred Corado

Director División de Impuestos y Precios de Transferencia

Expertos Tributarios, S.A.

« X »