Minimizando la Carga Tributaria

Para minimizar la carga tributaria de las empresas es recomendable efectuar una revisión de los registros contables, para aprovechar los créditos fiscales pendientes de reintegro, determinar la naturaleza de los ingresos (exentos, gravados y no afectos), efectuar correctamente las deducciones y utilizar algunas ventajas y beneficios tributarios que establecen la normativa jurídica tributaria vigente en el territorio Guatemalteco.

Algunas empresas prefieren tener dinero acumulado y dormido por créditos fiscales pendientes de reintegro por no conocer acerca de su recuperación o por temor a una fiscalización de la Administración Tributaria, tal es el caso de saldos del Impuesto Extraordinario de Apoyo a los Acuerdos de Paz (IETAAP), pagos en exceso del Impuesto Sobre la Renta (ISR), Impuesto al Valor Agregado (IVA), los cuales no han utilizado porque los mismos son considerados vencidos (prescritos), pero que en determinados casos, conforme al Código Tributario y la Constitución, aún se tiene el derecho a dichos créditos, y para determinar ese extremo se hace necesario que cada contribuyente determine la forma en que pagó dichos impuestos y hacer una evaluación de los mismos, a efecto de definir con precisión la existencia y documentación de los montos a su favor. En algunos casos puede solicitarse su devolución, dependerá del Diagnostico Tributario a realizarse ya que cada caso es diferente y complejo.

Referente a las deducciones y con base en el principio de lo devengado que la ley del ISR obliga observar, se debe revisar que para el periodo de liquidación definitiva anual correspondiente al periodo del 01 de enero al 31 de diciembre de 2011, queden registrados todos los costos y gastos incurridos, independientemente si se han pagado o no.

Los gastos que más son susceptibles de analizar son los arrendamientos, gastos periódicos por servicios, tales como teléfono, energía eléctrica, servicios técnicos y profesionales, publicidad, prestaciones laborales, seguros y otros gastos cuyas facturas son emitidas con fecha posterior al cierre contable, pero que el gasto corresponde al ejercicio que se cierra.

Los negocios que se dedican a la prestación de servicios deben analizar bien su facturación, ya que se ha observado casos en que el servicio que se factura abarca más de un ejercicio, por tal motivo se deberá determinar el monto que corresponde al ejercicio contable siguiente, y en apego a lo que establece el artículo 47 de la ley del ISR, periodo de liquidación definitiva anual correspondiente al periodo del 01 de enero al 31 de diciembre de 2011 solo se debe reportar lo devengado en el año, y el resto diferirlo para el 2012, de lo contrario se estaría pagando impuesto sobre un ingreso no devengado.

Algunas de las ventajas tributarias que pueden utilizarse para el 2011 está la Revaluación de Activos Fijos. Al revaluar activos fijos y pagar el impuesto que establece la ley, se obtiene más años de vida para efectos de deducción del gasto mediante las depreciaciones.

Quienes utilizan el método de reserva para registrar el gasto por indemnizaciones por tiempo laboral deben tomar nota que, conforme al artículo 38, literal f de la ley del ISR, la misma se debe calcular hasta el límite del 8.33 por ciento de las remuneraciones anuales, y este concepto abarca no solo los sueldos, sino los demás conceptos que se pagan a los trabajadores, que da como consecuencia una mayor base y, por ende, incrementa la deducción del gasto, disminuyendo la base imponible del impuesto.

Así mismo evaluar la conveniencia de dar o no aviso a la SAT sobre el caso particular de tener dos periodos consecutivos de perdida y la aplicación de la regla del 97% para minimizar la carga tributaria (menos impuesto a pagar).

Toda empresa debe realizar una adecuada Planificación Estratégica Tributaria para optimizar el pago de sus impuestos y disminuir la carga, herramienta que todo departamento financiero debe tener a la mano al igual que la Gerencia General para la toma de decisiones.

X »